TOMANDO LA REVANCHA

Estándar

Un grupo de mujeres chilenas han realizado una campaña contra actitudes que la sociedad tiene como normales como piropos “subidos de tono” o “pegar un agarrón en el culo”. Este grupo condena esto como acoso hacia la mujer.

Imagen

 Pero este grupo de mujeres no se ha hecho famoso por reivindicar sin más estas ideas sino que han hecho un experimento social en el que son ellas las que “acosan” a los hombres a través de “agarrones de culo” en mitad de la calle.

 Es curioso como las reacciones de los hombres en el video son muy diferentes a las que tendría cualquier mujer si le toca el culo en medio de la calle un desconocido. ¿Por qué es así? ¿Por qué en general la mayoría de los hombres del video acaban pidiéndole el teléfono  a la mujer chilena que le ha tocado el culo descaradamente?

 Mi reflexión comienza después de ver el video. Que los hombres y las mujeres reaccionen de manera tan diferente ante una situación así da que pensar. ¿Acaso es algo que hemos aprendido desde pequeños?

 Para la mujer que le toquen el culo es signo de acoso, es signo de rechazo inmediato para el desconocido que ha tenido la desfachatez de hacerlo, pero para el hombre, que le toquen el culo sin su permiso parece ser como algo “sexy” en las mujeres. Ninguno se enfada, ni sale corriendo, ni insulta. ¿Por qué?

 Pues bien, desde que las chicas somos pequeñas nuestras madres, y en el colegio nos han enseñado y nos han inculcado que “tengamos cuidado”, es decir, que ‘no andemos solas por la calle si es de noche’, ‘que no nos pongamos esa ropa que parece que va provocando’, ‘que nuestro novio nos haga el favor de acompañarnos hasta la puerta de nuestra casa para evitar que nos pase algo’. Y ese, ‘que nos pase algo’ no es mas que una forma de ocultar el pensamiento de ‘no vaya a ser que te violen’.

 ¿Y qué dice esto de las diferencias en las relaciones de poder entre un hombre y una mujer? Desde que somos pequeños nos aseguran que el hombre esta por arriba y que la mujer esta debajo. Por ello creo que los hombres no se asustan o no se enfadan cuando una extraña les toca el culo, porque ellos no tienen en la cabeza que ‘pueden ser violados por una mujer, por esa mujer que acaba de tocarles el culo’ es más, lo primero que piensan es en pedirle su teléfono porque con suerte ese día han ligado.

 

La conclusión de todo esto no es más que es imposible que exista igualdad entre hombres y mujeres cuando desde que somos pequeños nos inculcan que los hombres y las mujeres no son iguales. Que por muchas leyes que se cambien y por mucha igualdad aparente que haya, la desigualdad sigue siendo parte de nuestro día a día.

Hilando esto con mi anterior entrada, mencionar que de esta desigualdad también se aprovechan algunas mujeres para sacar sus propios beneficios.

 

Lo que me lleva a pensar que esto no es cuestión de ser hombre o cuestión de ser mujer, esto es cuestión del ser humano.

 

Laura González Colmenarejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s