EL VOTO FEMENINO EN LA II REPÚBLICA

Estándar

El Gobierno creado tras la proclamación de la República el 14 de abril llevó a cabo una amplia labor legislativa, provisional hasta la elección de las Cortes Constituyentes. Cortes que, inmediatamente, legitimaron los numerosos decretos promulgados, convirtiéndolos en leyes. Uno de los decretos aprobados en los primeros momentos fue precisamente el de reforma de la ley electoral para poder convocar las elecciones a ese Parlamento.

En esa reforma, aprobada en mayo de 1931, uno de los cambios fue el de establecer el derecho de sufragio pasivo para las mujeres; es decir, que podían ser candidatas y elegibles, pero no podían votar. El sufragio femenino tenía que ser debatido en las Cortes.
En el siglo XIX ya existía lucha sufragista que formaba parte de las reivindicaciones de algunos grupos de mujeres en defensa de la igualdad. Dentro de las reformas de una ley electoral, la de 1907, se planteó considerar electoras a una parte de las mujeres, a aquellas que por determinadas circunstancias no estuvieran bajo la tutela o patria potestad varonil o la autoridad marital.

Entre 1931 y 1936, nueve fueron las mujeres que formaron parte de los tres Congresos elegidos en esos años, compuestos por 470, 472 y 473 diputados, respectivamente. Tres fueron elegidas para las Cortes Constituyentes de junio de 1931: Clara Campoamor y Victoria Kent, del Partido Radical, por Madrid, y Margarita Nelken, del Partido Socialista, por Badajoz.
En las elecciones de noviembre de 1933 fueron cinco las elegidas: repitió Margarita Nelken, pero no las otras dos, y consiguieron escaño otras tres candidatas del PSOE (Matilde de la Torre y Veneranda García Blanco, por Oviedo; María Lejárraga, por Granada) y una candidata del Partido Agrario, Francisca Bohigas, por León.
Y cinco también fueron las diputadas elegidas en las elecciones de febrero de 1936: por tercera vez, Margarita Nelken; de nuevo Victoria Kent, esta vez como candidata de Izquierda Republicana; las socialistas Matilde de la Torre y Julia Álvarez Resana, por Madrid, y Dolores Ibarruri, candidata del Partido Comunista, por Oviedo.

Para la elaboración del proyecto de Constitución, las Cortes nombran una Comisión que preside el socialista Luis Jiménez de Asúa. Clara Campoamor, del Partido Republicano Radical, forma parte del grupo de veinte diputados que la componen. Unos veinte días son los que tardan estos parlamentarios en redactar el proyecto, que después sería debatido durante poco más de tres meses. El debate era sobre el artículo del Título I que establecía la igualdad de todos los españoles ante la ley sin discriminación de sexo no hubo especial controversia, no sucedió lo mismo a la hora de discutir y aprobar el artículo que concretaba esa igualdad de derechos frente al sufragio. Presentado como artículo 34, decía así: «Los ciudadanos de uno y otro sexo… tendrán los mismos derechos electorales, conforme determinen las leyes».

En la defensa del derecho al voto de las mujeres parecían estar situados todos los grupos parlamentarios. Sin embargo, el Partido Radical, los radical-socialistas y Acción Republicana eran partidarios de no incluir en ese momento el sufragio femenino.enfoques_5_3

Por un lado Clara Campoamor, defendiendo la propuesta presentada a las Cortes, en contra de la postura de su partido, el Republicano Radical; y en el otro, su compañera de partido Victoria Kent y la socialista Margarita Nelken, que no siguió la postura oficial de su partido.

Las razones que acompañaban los argumentos de oposición eran razones biológicas y del carácter de las mujeres (histerismo, débil racionalidad…); en otra más amplia, el conservadurismo y catolicismo que las impregnaba y su dependencia de los curas. Y como resultado, que la concesión del voto pudiera poner en peligro la continuidad de la República en las siguientes elecciones.

Una enmienda a la totalidad del Partido Radical era defendida por el diputado Álvarez Buylla: el voto femenino es «un elemento peligrosísimo para la República, porque la mujer española, como política, es retardataria, es retrógrada; todavía no se ha separado de la influencia de la sacristía y del confesionario». De parecida forma se expresaban Margarita Nelken y Victoria Kent. Esta última decía que «la falta de madurez y de responsabilidad social de la mujer española podía poner en peligro la estabilidad de la República, ya que un porcentaje muy elevado, antes de votar, lo consultaría con su director espiritual».

Margarita Nelken reconoce, dentro de su defensa de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, que un derecho a conquistar es el del voto para las mujeres. Pero, para Margarita ese momento histórico no había llegado aún: la mujer española no estaba preparada para asumir ese derecho. En palabras de Margarita Nelken: «Poner un voto en manos de la mujer es hoy, en España, realizar uno de los mayores anhelos del elemento reaccionario».

nelken-margarita

Clara Campoamor tuvo que defender la propuesta de la Comisión constitucional sobre el derecho de voto para las mujeres.

clara_campoamor_1
La República definía el principio de la igualdad de derechos y la no discriminación por razón de sexo: «Si habéis afirmado ayer la igualdad de derechos, lo que pretendéis ahora es una igualdad condicional, con lo que no hay tal igualdad. Si habéis votado la igualdad no podéis mantener la condición. Eso es una cosa ilógica. ¿Dónde empieza la igualdad entonces, Sres. Diputados? ¿Cuándo a SS. SS. les plazca? ¿Cuándo SS. SS. quieran? […] «Los sexos son iguales, lo son por naturaleza, por derecho y por intelecto, pero además lo son porque ayer lo declarasteis…».

La propuesta fue por fin votada, quedando más tarde como artículo 36, con la siguiente redacción: «Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes». Se aprobó con 160 votos a favor y 121 en contra.

Fue aprobado el derecho de voto para las mujeres en España, lo que significaba que a partir de ese momento ya podría votar casi el 55% de la población total, frente al 26% anterior.

 

Desireé Carpintero Moñino

Anuncios

LA REALIDAD DEL IPHONE

Estándar

Apple, como todos sabemos, es una de las multinacionales más conocidas por la fabricación de aparatos electrónicos.

También creo que todos hemos oído hablar de las deplorables condiciones de los trabajadores encargados de fabricar el famoso Iphone y Ipad.

Foxconn es una empresa subcontratada por Apple. Muchas de sus fábricas, situadas en China, han sido núcleo de diversas denuncias y críticas debido a las condiciones laborales de sus empleados.

e

Así que… ¿Cuál es el coste humano de fabricar un iphone?

Artículos de revistas tales como el New York Timeshablan de las condiciones de trabajo de los empleados de las fábricas de Foxconn durante los últimos cuatro años y como Apple ha obviado tales circunstancias para mantener su producción y sus precios competitivos.

Se habla de jornadas de trabajo de 12 horas donde el trabajador realiza el mismo trabajo constantemente, en el lugar de la cadena de montaje que le corresponda, durante seis días a la semana y por un sueldo de 17 dólares al día en el mejor de los casos.

entrada

La monotonía en el trabajo, ya que en muchos casos los empleados duermen en la residencia que existe dentro de la  propia fábrica, llevó en 2010 al suicidio de 15 trabajadores.

En este mismo año, sus 400.000 empleados fabricaron 137.000 iPhones al día –unos 90 por minuto-.

Tras los suicidios, donde la mayoría de los empleados se arrojaraban por la ventana, la empresa llegó a colocar redes en las propias ventanas para evitar tal suceso.

En el artículo  del New York Times se llevan a cabo una serie de entrevistas no solo a los trabajadores de Foxconn sino también a algunos de los actuales directivos de Apple.

Me gustaría subrayar el testimonio de uno de estos directivos:

Puedes fabricar en un factorías confortables y adecuadas para el trabajador o puedes reinventar tu producto cada año y hacerlo mejor, más rápido y más barato”.

Tras diversas denuncias de abogados y defensores de los derechos humanos, en 2012, Tim Cook (actual consejero delegado de Apple) viajó a Zhengzhou para revisar las condiciones laborales de los trabajadores de Foxconn.

Apple le dio un toque de atención a Foxconn, que prometió dejar de contratar a menores de edad y mejorar las  condiciones laborales del resto de sus empleados.

Pero Apple aprovechó también el viaje para buscar nuevos proveedores. El afortunado fue Pegatron. Tras esto, y a través de un informe publicado por China Labor Watch se ha descubierto que Pegatron está violando los derechos de los trabajadores en sus fábricas chinas de Shanghai y Suzhou. China Labor Watch ha desvelado también que los empleados tenían que firmar planillas en las que aseguraban que trabajaban menos horas extra de lo que en realidad dedicaban a la fábrica.

 

Laura González Colmenarejo

TOMANDO LA REVANCHA

Estándar

Un grupo de mujeres chilenas han realizado una campaña contra actitudes que la sociedad tiene como normales como piropos “subidos de tono” o “pegar un agarrón en el culo”. Este grupo condena esto como acoso hacia la mujer.

Imagen

 Pero este grupo de mujeres no se ha hecho famoso por reivindicar sin más estas ideas sino que han hecho un experimento social en el que son ellas las que “acosan” a los hombres a través de “agarrones de culo” en mitad de la calle.

 Es curioso como las reacciones de los hombres en el video son muy diferentes a las que tendría cualquier mujer si le toca el culo en medio de la calle un desconocido. ¿Por qué es así? ¿Por qué en general la mayoría de los hombres del video acaban pidiéndole el teléfono  a la mujer chilena que le ha tocado el culo descaradamente?

 Mi reflexión comienza después de ver el video. Que los hombres y las mujeres reaccionen de manera tan diferente ante una situación así da que pensar. ¿Acaso es algo que hemos aprendido desde pequeños?

 Para la mujer que le toquen el culo es signo de acoso, es signo de rechazo inmediato para el desconocido que ha tenido la desfachatez de hacerlo, pero para el hombre, que le toquen el culo sin su permiso parece ser como algo “sexy” en las mujeres. Ninguno se enfada, ni sale corriendo, ni insulta. ¿Por qué?

 Pues bien, desde que las chicas somos pequeñas nuestras madres, y en el colegio nos han enseñado y nos han inculcado que “tengamos cuidado”, es decir, que ‘no andemos solas por la calle si es de noche’, ‘que no nos pongamos esa ropa que parece que va provocando’, ‘que nuestro novio nos haga el favor de acompañarnos hasta la puerta de nuestra casa para evitar que nos pase algo’. Y ese, ‘que nos pase algo’ no es mas que una forma de ocultar el pensamiento de ‘no vaya a ser que te violen’.

 ¿Y qué dice esto de las diferencias en las relaciones de poder entre un hombre y una mujer? Desde que somos pequeños nos aseguran que el hombre esta por arriba y que la mujer esta debajo. Por ello creo que los hombres no se asustan o no se enfadan cuando una extraña les toca el culo, porque ellos no tienen en la cabeza que ‘pueden ser violados por una mujer, por esa mujer que acaba de tocarles el culo’ es más, lo primero que piensan es en pedirle su teléfono porque con suerte ese día han ligado.

 

La conclusión de todo esto no es más que es imposible que exista igualdad entre hombres y mujeres cuando desde que somos pequeños nos inculcan que los hombres y las mujeres no son iguales. Que por muchas leyes que se cambien y por mucha igualdad aparente que haya, la desigualdad sigue siendo parte de nuestro día a día.

Hilando esto con mi anterior entrada, mencionar que de esta desigualdad también se aprovechan algunas mujeres para sacar sus propios beneficios.

 

Lo que me lleva a pensar que esto no es cuestión de ser hombre o cuestión de ser mujer, esto es cuestión del ser humano.

 

Laura González Colmenarejo

EL MATRIARCADO EN EUSKADI.

Estándar

Es posible escuchar que Euskadi tiene una cultura matriarcal, y de hecho, hace poco resurgió el tema con un sketch de “Vaya Semanita”, un programa de televisión vasco que parodiaba este tema: 

Hay historiadores que han realizado estudios que concluyen explicando que hay indicios que demuestran que en su día existió matriarcado en estas tierras. Algo que en mi opinión, lejos de ser matriarcado, no es más que igualdad entre el hombre y la mujer. Pero nuestra interiorización del patriarcado hace que cualquier lucha o similitud por la igualdad parezca una conquista por nuestra parte.

Antes que nada, ¿qué entendemos por matriarcado? El matriarcado implica la autoridad de la mujer en el orden social: en la familia, en la sucesión (matrilinealismo), la política, la economía, y en la religión, esto debe reflejarse en la legislación.

En el aspecto familiar, el griego Estrabón  (Siglo I), cuenta que los serranos (vascos, cántabros y asturianos) tan solo se casaban con una mujer y practicaban la covada.  Aunque la toca fálica que llevaban las mujeres vascas hasta el siglo XVIII tenga una clara relación con el reconocimiento de ciertos derechos del hombre sobre la mujer.

Las mujeres vascas llevaban este tocado desde el momento en que se casaban hasta enviudar (o las que cometían un desliz) mientras que las solteras y las doncellas iban con la cabeza afeitada, y las viudas con una toca desmochada.

Respecto al matrilinealismo, Julio Caro Baroja nos lo resume siguiendo a Estrabón:

1. Entre los  vascos el hombre dotaba a la mujer.

2. Heredaban las hijas y daban mujer a sus hermanos (no sus padres).

El patrilinealismo es probable que fuese introducido en Baskonia por los indoeuropeos los y los celtíberos, aunque fueron los romanos y sobre todo el cristianismo quienes promovieron el patrilinealismo definitivamente.

En la política, en el reino de Navarra no regía la Ley Sálica francesa del Siglo V, que impedía reinar a las mujeres o a descendientes por rama femenina, algo que tuvo gran transcendencia en la sucesión a la corona en varias ocasiones.

Pese a que la mujer tenía importancia en la corona parece que no era así en otros puestos políticos.

En la economía, W. Humboldt (1801), relata en su libro “Los vascos”, como parece que a la hora del trabajo cambian los papeles entre el hombre y la mujer.  “En Bilbao llevan en la descarga de buques los más grandes pesos sobre la cabeza desde el río a los almacenes en particular barras de hierro, con que allí se hace frecuente comercio; hasta en la fragua las vi ocupadas con martillo y yunque.”

Es muy destacable el caso de la mujer de marino durante la época franquista, que mantenían los mismos derechos que el hombre cuando en otras regiones eran tratadas como menores de edad o deficientes mentales.

La religión, Los Akelarres eran la religión vasca antes del cristianismo. Eran celebraciones religiosas paganas relacionadas con la fecundación y la fertilidad, que se llevaban a cabo los días de luna llena.

Eran fiestas donde la mujer tenía un papel principal. Se bailaba, se bebía, se comía y se cantaba. Incluso se usaban setas alucinógenas como droga.

Respecto a las leyes, Roma permitía que se hablase la lengua propia y que se desarrollaran también los derechos propios a niveles de derecho privado, de derecho de familia, de derecho municipal. Es posible que al principio del característico mayorazgo navarro los padres podían elegir a que hijo le dejaban la herencia, sin influir el sexo de este. Es curioso también que pese a ser los padres de la novia quien elegían al futuro marido, ella podía rechazar a los dos primeros.

Es posible también que durante la Edad Media existiera la posibilidad de contraer un matrimonio civil. La Iglesia persiguió este tipo de casamientos durante siglos, pero no lo consiguió hasta 1560, año en el que se celebró el último en Azpeitia.

Como he dicho al principio, todo esto, además de lejano, no existe en la actualidad, ya que es evidente en manos de quien está el poder, allí y aquí. Y por si fuera poco, esto ha disminuido la lucha feminista. Ya que resulta fácil pensar que está todo conseguido.

Puede que la idea de la mujer vasca autoritaria parezca atractiva, incluso se usa de cliché, como en la exitosa película “Ocho apellidos vascos”, pero es algo irreal, y un serio problema para las jóvenes vascas, ya que , “pensar así es cómodo, porque si crees que tienes el poder no tienes que pelear por ello. Y hasta que te encuentras con una situación que pone en cuestión esto puede ser algo que te es efectivo en la vida. Por ejemplo, si las mujeres son tan fuertes, por qué siguen reproduciéndose problemas tan crudos como la violencia de género?” Maggie Bullen. Aunque cabe destacar que Euskadi es la Comunidad Autónoma con el porcentaje más bajo en violencia de género del hombre hacia la mujer, pero el de la mujer hacia el hombre está por encima de la media del estado.

Bilbao. 2014.

Bilbao. 2014.

Con esto quiero reflejar que en el País Vasco como en toda España la lucha feminista no ha terminado. Y parece que los logros del pasado nos han hecho relajarnos y pensar que está todo conseguido. Pero como hemos demostrado en estos meses, el patriarcado, el machismo y los atentados contra los Derechos de la mujer son un problema mundial contra el que todos debemos luchar para conseguir la igualdad.

Sara García Contreras.

ELLOS TAMBIÉN EXISTEN

Estándar

 

Imagen

Desde el 3 de Julio de 2005 es oficialmente legal que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio.

Todos oímos hablar todos los días de graves casos de violencia de género. Ya al escuchar la palabra “violencia de género” nuestra mente da por hecho que estamos  hablamos de violencia de hombres hacia sus mujeres / parejas. No nos paramos a pensar en que la violencia de género también puede darse de mujeres a hombres y ya ni de casualidad, nos paramos a pensar en que también puede existir violencia dentro de parejas del mismo sexo.

Pues de esto trata esta entrada, de la violencia, específicamente de mujeres a hombres y dentro de parejas del mismo sexo, ya sean gays o lesbianas,

Para comenzar creo que es importante resaltar que, a pesar de que es legal desde 2005 contraer matrimonio con alguien de tu mismo sexo, la ley no habla de la violencia dentro de los matrimonios homosexuales.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales creen que los homosexuales están desprotegidos ante la violencia de pareja.

La violencia de pareja en matrimonios y parejas homosexuales está penada como violencia doméstica, pero al igual que ocurre con los hombres maltratados, la cobertura legal que recibe la mujer maltratada no se asemeja ni un poco a la cobertura que recibe un hombre maltratado o una persona homosexual (ya sea gay o lesbiana).

Para una mujer que ha sido maltratada hay beneficios en particular, uno de ellos se produce en el divorcio. Mientras que un divorcio normal tarda en resolverse unos 5 meses, si se interpone una denuncia por violencia de género la mujer al día siguiente puede conseguir medidas cautelares como que tu marido salga de casa, custodia de los hijos, pensiones alimentarias, etc…

Personalmente esto a mí me parece muy bien, pero: ¿Qué pasa cuando la denuncia es falsa? ¿Si un hombre denuncia a su mujer por maltrato, tiene estas mismas facilidades? ¿Y si lo hace una persona homosexual dentro de su matrimonio?

 

A la conclusión que intento llegar es que hemos avanzado mucho a la hora de hablar de maltrato a la mujer. Y creo que es un avance importante y bueno. Pero también creo que nos hemos quedado atrás a la hora de hablar de igualdad respecto al maltrato, aunque suene irónico. Existen hombres maltratados y existen homosexuales maltratados dentro de su matrimonio.

En el caso de los hombres, no solo legalmente hablando sino socialmente también está mal visto. Pocos hombres se atreven a comentar en sus círculos que están siendo maltratados:

-Es una locura que mi mujer me maltrate ¿verdad?

-¿Que les voy a decir a mis amigos?  ¿Acaso me van a creer?

-¿Y si voy a la policía? ¿Con qué cara miro al policía y le digo que mi mujer me amenaza, me insulta, me infravalora y que incluso alguna vez me ha pegado?

Lo que quiero decir es que culturalmente nos sorprendemos de que un hombre pueda ser maltratado. Hoy en día, con la cantidad de avances que hemos logrado, con lo tolerantes que nos creemos, olvidamos que seguimos siendo algo cavernícolas para ciertas cosas.

Os animo a que veáis el siguiente vídeo, dura 2 minutos y es una clara imagen de la realidad.

Laura González Colmenarejo

EL LADO OSCURO DE LA MIGRACIÓN

Estándar

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional acusó al emirato de Qatar, anfitrión del Mundial de Fútbol en 2022, de no garantizar la protección de las empleadas domésticas en el país.

El informe publicado por la organización denuncia la explotación laboral, el trabajo forzado e incluso violencia física y en parte sexual contra las trabajadoras extranjeras. El emirato ya fue criticado por las condiciones de trabajo en las obras de la construcción, donde en teoría se registraron algunas mejoras.

Las mujeres son atraídas al Estado del golfo con información falsa sobre buenos salarios y condiciones de trabajo. Pero una vez allí, se ven obligadas a trabajar siete días a la semana y con horas extra. Algunas mujeres denunciaron además, que se les prohibía salir de casa y que eran víctimas de violencia.

Audrey Graughran, de Amnistía Internacional, criticó que la raíz del problema es el sistema discriminatorio que niega a las mujeres cualquier protección básica. Según la organización, al menos 84.000 empleadas domésticas extranjeras trabajan en el emirato, la mayoría del sur y el sudeste asiático. Según las leyes de Qatar, no tienen limitaciones de horario de trabajo ni derecho a disfrutar de días libres.

La huida significa normalmente la expulsión del país, pues en el Estado del Golfo rige un sistema de “patrocinio” según el cual los jefes de los empleados responden por ellos y garantizan al mismo tiempo su permiso de trabajo y de residencia. A continuación expongo dos ejemplos de mujeres afectadas por la explotación en Qatar.

Una mujer de Indonesia que se encontraba detenida esperando la expulsión mostró a los activistas una cicatriz de quemadura en el pecho y aseguró que la dueña de la casa la quemó con una plancha.

Otra mujer de Filipinas contó que se rompió la pierna al saltar por una ventana para huir de un intento de violación. Pese a las heridas sufridas, su jefe abusó sexualmente de ella y sólo después llamó a una ambulancia. La fiscalía del Estado, sin embargo, rechazó llevar el caso a los tribunales por falta de pruebas.

Imagen

En Qatar las mujeres que denuncian abusos sexuales se arriesgan a ser investigadas ellas mismas por relaciones fuera del matrimonio, algo que en Qatar está castigado con un año de cárcel y con la expulsión del país. Amnistía Internacional exige que Qatar evite el castigo penal de las llamadas relaciones ilegales, fuera del matrimonio. 

 

Desireé Carpintero Moñino 

LEGISLACIÓN CONTRA LA POBLACIÓN HOMOSEXUAL

Estándar

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, rechazó el viernes 17 de enero de 2014 aprobar un proyecto de ley que endurecería la legislación contra la población homosexual. El proyecto de ley, condenado por la mayoría de los países del mundo, incluía la cadena perpetua para quienes llevaran a cabo actos homosexuales y convertía en un crimen el hecho de no denunciar a los gays ante la policía.

ugandacaragay

El primer ministro ugandés, Amama Mbabazy, se opuso a la votación de esa normativa, afirmando que no había suficientes parlamentarios en el recinto.

Mientras que esto sucede en Uganda, otros países africanos avanzan en la obvia violación de derechos humanos, como en Nigeria donde las autoridades arrestaron a 10 hombres supuestamente homosexuales, tras la promulgación de una ley que prohíbe las reuniones y matrimonios entre personas del mismo sexo.

Según un informe de Amnistía Internacional, la policía arrestó a los hombres en los estados de Anambra, Enugu, Imo y Oyo y tiene docenas de arrestos pendientes basados en la supuesta orientación sexual de las personas.

El presidente Goodluck Jonathan promulgó la ley después de que el parlamento la aprobara el año pasado, a pesar de la presión internacional para no hacerlo. Esta nueva legislación prohíbe los matrimonios gay y las uniones civiles, incluyendo sentencias de hasta 14 años en prisión para las parejas gay. La ley también prohíbe la operación de clubes gay, sociedades o reuniones entre homosexuales en Nigeria. El castigo por participar en una es hasta de 10 años en prisión.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su alarma por los reportes de arresto y tortura cuando “todo el mundo debe disfrutar el derecho básico de vivir la vida con dignidad y sin discriminación”, dijo, según un comunicado de la organización.

Con estas leyes, en Nigeria se violan los principios de Yogyakarta sobre la Aplicación de la Legislación Internacional de Derechos Humanos a las Cuestiones de Orientación Sexual e Identidad de Género, que fueron adoptados en un reunión de especialistas en Legislación Internacional realizada en Indonesia, en noviembre de 2006.

Estos principios corroboran los estándares legales de cómo los gobiernos y otros actores podrían detener la violencia, abuso y discriminación ejercida contra lesbianas, homosexuales, bisexuales, y personas transgénero, a fin de garantizar una igualdad plena.

 Uganda-perpetua-homosexuales-BBC-Mundo_NACIMA20131220_0009_6

Desireé Carpintero Moñino